Imagen de 2010TK7.

Enviado por Luca Buzzi.

El 27 de julio un equipo dirigido por Martin Connors de la Universidad de Athabasca en Canadá, anunciaron el descubrimiento del primer asteroide troyano de la Tierra, 2010 TK7. Su trabajo ha aparecido en el último número de la revista Nature.
2010 TK7 fue descubierto originalmente por el programa WISE de la NASA, el 01 de octubre de 2010, luego se colocó en la página de confirmación MPC NEO, permitiendo a los astrónomos obtener algún seguimiento. Se observó durante un mes y luego se recuperó por Christian Veillet et al. con el Telescopio Canadá-Francia-Hawaii  en Abril 28-29 de 2011, cuando se encontraba en mag. 23,2 r.
Estas observaciones fueron cruciales para identificarlo como el primer asteroide troyano de la Tierra. Se estima que tiene 150-500 metros de diámetro, en función de su albedo (0,25 a 0,04 respectivamente).
El 3 de agosto, gracias a la colaboración de Telescopios Faulkes (P. Miller, P. Roche, A. Tripp, R. Miles, R. Holmes, S. Foglia y yo), hemos podido obtener imagen con el 2.0-mf/10 Telescopio Faulkes Norte en Haleakala, en condiciones de cielo muy bueno (3% de humedad, 1.1 “ver, excelente transparencia).

El resultado es el siguiente:

Ahora TK7 2010 se encuentra en la constelación sur de Fornax, por lo que está en un lugar muy malo para los observatorios del norte. En los próximos meses será aún peor, llegando a la declinación -50? en 2011, noviembre. A continuación, comenzará a moverse hacia el norte, pero nunca más brillante que V = 21 y a menos de 90 desde el sol. Es entonces una invalorable oportunidad para los observatorios del sur.

Fuente: http://schiaparelli204.wordpress.com/

Traducido por Lic. Esmeralda Mallada

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Asteroides, Asteroids, Publicación. Guarda el enlace permanente.