WISE destruye teoría sobre progenitor del extintor de dinosaurios.

WISE plantea dudas a NASA sobre familia de asteroides que se cree responsable de Extinción de los Dinosaurios

WASHINGTON – Las observaciones de amplio campo de la misión Infrared Survey Explorer de la NASA (WISE), indican que la familia de asteroides que algunos creían era responsable de la desaparición de los dinosaurios no es probable que lo sea, manteniendo el caso abierto para uno de los mayores misterios de la Tierra. Mientras que los científicos creen que un gran asteroide se estrelló en la Tierra hace aproximadamente 65 millones de años, llevando a la extinción de los dinosaurios y otras formas de vida en nuestro planeta, no saben exactamente donde cayó el asteroide, o la forma en que hizo su camino a la Tierra. Un estudio de 2007 con luz visible de los datos de los telescopios terrestres sugirió por primera vez que los restos de un enorme asteroide, conocido como Baptistina, era un posible sospechoso. Según esa teoría, Baptistina chocó con otro asteroide del cinturón principal entre Marte y Júpiter hace alrededor de 160 millones de años. La colisión envió trozos tan grandes como las montañas en vuelo. Una de estas piezas se cree que ha impactado la Tierra, causando la extinción de los dinosaurios. Desde que este escenario fue propuesto por primera vez, la evidencia desarrollada que la llamada familia de asteroides Baptistina  era  responsable. Con las nuevas observaciones de infrarrojos de WISE, los astrónomos dicen que Baptistina podría finalmente ser descartado.

“Como resultado de la investigación del equipo científico del WISE la desaparición de los dinosaurios se mantiene en los archivos cpngelada”, dijo Lindley Johnson, encargado del programa para el objeto Cercanos a la Tierra (NEO) Programa de Observación de la NASA en Washington. “Los cálculos originales de la luz visible calculan el tamaño y la reflectividad de los miembros de la familia de Baptistina, con lo que se realizaban estimaciones de su edad, pero ahora sabemos que las estimaciones eran erróneas. Con la luz infrarroja, WISE fue capaz de obtener una estimación más precisa, lo que pone la teoría de Baptistina en tela de juicio. ”

WISE estudió el cielo dos veces en la luz infrarroja de enero 2010 hasta febrero 2011. La porción de asteroides cazados en la misión, llamada NEOWISE, utilizaron los datos para mejorar el catálogo de más de 157.000 asteroides en el cinturón principal y descubrió más de 33.000 nuevos.

La luz visible se refleja en un asteroide. Sin saber cómo refleja la superficie del asteroide (albedo), es difícil establecer con precisión el tamaño. Las observaciones infrarrojas permiten una estimación del tamaño más exacta. Que detectan la luz infrarroja proveniente del propio asteroide, que se relaciona con la temperatura del cuerpo y el tamaño. Una vez que el tamaño es conocido, la reflectividad del objeto puede ser re-calculado mediante la combinación de infrarrojos con datos de luz visible .

El equipo NEOWISE midió la reflectividad y el tamaño de alrededor de 120.000 asteroides en el cinturón principal, entre ellos 1.056 miembros de la familia Baptistina. Los científicos calcularon que el padre original de asteroides Baptistina en realidad se rompió hace cerca de 80 millones de años, la mitad del tiempo que se pensaba originalmente.

Este cálculo fue posible porque el tamaño y la reflectividad de los miembros de la familia de asteroides indican cuánto tiempo habría sido necesario para llegar a sus ubicaciones actuales – grandes asteroides no se dispersarían  sus órbitas tan rápido como los más pequeños. Los resultados revelaron que un pedazo del asteroide Baptistina necesitaría golpear la Tierra en menos tiempo del que antes se creía, en tan sólo unos 15 millones de años, para causar la extinción de los dinosaurios.

“Esto no le da a los restos de la colisión mucho tiempo para pasar a un punto de resonancia, y  poder caer a la Tierra hace 65 millones de años”, dijo Amy Mainzer, un coautor del estudio e investigador principal de NEOWISE en la NASA Jet Propulsion Laboratory (JPL) en Pasadena. California “Este proceso está pensado para tomar normalmente varias decenas de millones de años.” Las resonancias son las áreas en el cinturón principal que produce la gravedad de Júpiter y Saturno que pueden actuar como una máquina de pinball para arrojar asteroides del cinturón principal y en la región cerca de la Tierra.

La familia de asteroides que produjo el asteroide que acabó con los dinosaurios
sigue en libertad. La evidencia de que un asteroide de 10 kilómetros golpeó la Tierra hace 65 millones de años incluye un enorme cráter en forma de estructura en el Golfo de México y minerales raros en el registro fósil, que son comunes en los meteoritos, pero rara vez se encuentran en la corteza terrestre. Además de los resultados de Baptistina, el estudio de NEOWISE muestra varias familias del principal cinturón de asteroides que tienen similares propiedades de reflexión. El equipo espera usar los datos NEOWISE para desentrañar las familias que se superponen y rastrear sus historias.

“Estamos trabajando en la creación de un árbol de familia de asteroides de clase”, dijo José Masiero, el autor principal del estudio. “Estamos empezando a refinar nuestra imagen de cómo los asteroides en el cinturón principal se rompieron  y mezclaron.”

Traducción libre
Lic. Esmeralda Mallada

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Asteroides, Asteroids, Publicación. Guarda el enlace permanente.