Reescritura de la historia de Vesta.

Esto es complicado: Reescritura de la historia de Vesta por la Dawn.

Esta imagen muestra la vista infrarroja de dos cráteres del asteroide gigante Vesta que la misión Dawn de la NASA donde se ha encontrado el mineral olivina. Crédito de la Imagen: NASA/JPL-Caltech/UCLA/ASI/INAF

Esta imagen muestra la vista infrarroja de dos cráteres del asteroide gigante Vesta que la misión Dawn de la NASA donde se ha encontrado el mineral olivina.
Crédito de la Imagen: NASA/JPL-Caltech/UCLA/ASI/INAF

6 de Noviembre de 2013.

Justo cuando los científicos pensaban que tenían una teoría ordenada de cómo se formó el asteroide gigante Vesta, un nuevo documento emitido por la misión Dawn de la NASA sugiere que la historia es mucho más complicada.

Si la formación de Vesta hubiera seguido el “guión” utilizado hoy para la formación de los planetas rocosos como el nuestro, el calor desde el interior habría creado distintas y separadas capas de roca (por lo general: un núcleo, un manto y la corteza). En esa historia, el mineral olivina debería concentrarse en el manto.

Sin embargo, como se describe en un artículo publicado en la edición de esta semana de la revista Nature, no es lo que encontró el espectrómetro de cartografía visible e infrarroja (VIR) de la Dawn. Las observaciones de los enormes cráteres en el hemisferio sur de Vesta que exponen la corteza inferior y que deben haber excavado profundo el manto “no encontró evidencia allí de olivina”. En cambio, los científicos encontraron firmas claras de olivina en el material de la superficie del hemisferio norte.

“La falta de olivina en estado puro en las cuencas profundamente excavadas del hemisferio sur y el inesperado descubrimiento en el hemisferio norte indican una historia evolutiva más compleja de lo que se infiere a partir de los modelos de Vesta anteriores a la llegada de la sonda Dawn,” dijo María Cristina De Sanctis, co-investigadora, líder del instrumento VIR perteneciente al Instituto Nacional de Astrofísica, en Roma, Italia.

Tal vez Vesta sólo sufrió una fusión parcial, lo que habría creado bolsones de olivina en lugar de una capa de tipo global. Tal vez el manto expuesto del hemisferio sur de Vesta fuera posteriormente cubierto por una capa de otro material, lo que impidió que la sonda pudiera ver la olivina debajo de este nuevo material de relleno.

“Estos últimos resultados nos estimulan para probar algunas ideas diferentes sobre el origen de Vesta”, dijo Carol Raymond. “También nos muestran la cantidad de información adicional que se puede obtener por entrar en órbita alrededor de lugares como Vesta, como para complementar los bits que llegan a nosotros, como de los meteoritos o de las observaciones desde largas distancias”.

Dawn ahora está navegando hacia su segundo destino, el planeta enano Ceres, que es el miembro más grande del Cinturón Principal de asteroides ubicado entre Marte y Júpiter. Llegará a Ceres a principios del 2015.

Fuente: JPL http://www.jpl.nasa.gov/news/news.php?release=2013-321

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.