Consecuencias de un impacto

Los asteroides matan sobre todo con viento

¿Qué consecuencias tendrían sobre la población los distintos efectos del impacto de un asteroide? El impacto en sí no sería lo peor.

newsimagethumbnail

El impacto de un asteroide de decenas de metros de ancho desencadenaría vientos devastadores [iStock/solarseven].

Un asteroide de solo 50 metros de ancho que estallase a gran altura sobre Berlín mataría a 1.200.000 personas, más o menos, pero a la mayoría de ellos les quitaría la vida la extremada fuerza del viento que desencadenaría. Esa es la conclusión a la que llega un grupo dirigido por Clemens Rumpf, de la Universidad de Southampton, por medio de un análisis de riesgos aplicado a impactos que se produjesen en circunstancias diferentes. Entre otras conclusiones, el grupo llega a la de que el riesgo de que haya un tsunami cuando el objeto cae en el mar es menor de lo que se suponía: un asteroide de 200 metros de ancho que cayese en el mar a 130 kilómetros de Río de Janeiro mataría a unas 50.000 personas, un número apenas mayor que el de las personas que mueren al año en Brasil en accidentes de tráfico y una parte muy pequeña de los que morirían si un objeto celeste mucho menor cayese sobre una gran ciudad.

Un cuerpo celeste que colisiona con la Tierra entrega la mayor parte de su energía en la atmósfera. No hace falta que un asteroide llegue hasta el suelo para que cause grandes daños. Según Rumpf, el número de fallecidos si un asteroide de unos 50 metros explotase en el aire (como sucede en la Tierra en promedio cada mil o dos mil años) sería un tercio del número de muertos por un asteroide de 200 metros, 64 veces más pesado.

La razón es que en el modelo la mayor parte de los fallecimientos se deben a los efectos de unos vientos con fuerza de tornado, generados por la onda de choque del aire; incluso un cuerpo mucho mayor que llegue al suelo matará a apenas la mitad de sus víctimas con el efecto directo del impacto. En los ejemplos de impactos que han investigado, calculan estos investigadores los porcentajes del total de víctimas atribuibles a los distintos efectos del impacto. Se ve así que el impacto y la consiguiente bola de fuego son absolutamente letales, pero afectan solo a una superficie pequeña, mientras que la ondas de presión y el viento amenazan a las personas y los edificios en extensiones mayores. Los efectos son, dice el investigador, similares a los de un tornado que abarcase una gran ciudad.

Más información en arXiv.
Fuente: spektrum.de/Lars Fischer.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Impactos y Extinciones, Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.